EQUO Andalucía en la encrucijada verde.

En estos días el partido verde en Andalucia, EQUO, debate su futuro de cara al próximo ciclo electoral y se enfrenta a una histórica decisión, que sin duda, agitará el tablero político regional.

En el anterior articulo de opinión, apuntaba al derecho y necesidad de que EQUO recuperase la denominación “Los Verdes”, legal pero ilegítimamente utilizada en Andalucía por otra fuerza política desde hace años. Este asunto, será junto a la formula electoral bajo la que se presentará a las próximas elecciones y la continuidad en el grupo parlamentario con Podemos, uno de los puntos básicos que militantes y simpatizantes debatirán en la conferencia política que se celebrará en octubre en Sevilla.

Al contrario que a nivel estatal, EQUO Andalucía decidió por mayoria aceptar las condiciones de una negociación con Podemos para integrar en sus listas a candidatos de EQUO en las anteriores elecciones andaluzas, sin que fuesen visibles las siglas ni en campaña ni en papeletas, aceptando la posición que el propio Podemos les otorgaba. De salida ningún representante de EQUO obtuvo representación, aunque poco después la baja de un parlamentario por Málaga permitió a Carmen Molina, obtener su acta de diputada e integrarse en el grupo de Podemos.

En este periodo la visibilidad del trabajo de la organización a nivel institucional ha sido prácticamente nula, los medios no reflejan casi nunca sus propuestas y aportaciones al grupo parlamentario, y la diputada es nombrada, atendiendo a la realidad, como miembro del grupo Podemos. Y lo mas grave es que esa “invisibilidad” parte no solo de los medios, sino del propio grupo parlamentario, cuya comunicación ni reconocer ni menciona, los temas que la organización verde trabaja, como ocurrió con el asunto del amianto o la ley de bienestar animal.

Porque no se trata solo de visibilidad, sino de que la capacidad del partido verde de defender posicionamientos propios o plantear temas e iniciativas, es prácticamente testimonial.  No pocas son las críticas y las decepciones, internas y externas,  por algunos posicionamientos y votaciones que la parlamentaria de EQUO ha mantenido en sintonía con el grupo parlamentario de Podemos, pero en contra de lo que voto su afiliación, por ejemplo en la reciente aprobación de la Ley de los derechos y la atención a las personas con discapacidad de Andalucía, dándose la paradoja de que mientras ella votaba a favor de la ley, oficialmente EQUO mantiene discrepancias con su contenido, y en el exterior el parlamento había compañeros de partido manifestándose en contra.

A nivel local, las circunstancias han sido distintas, en origen se consiguió visibilizar a EQUO en muchas candidaturas de confluencia y se obtuvieron concejales en capitales de provincia y localidades importantes, aunque en cada lugar y en cada caso el tiempo va modificando esa realidad a golpe de rupturas, dimisiones, escisiones y batallas internas de la organización mayoritaria en casi todas de ellas, que como todos sabemos no se presentó con sus siglas, pero que va a rentabilizarlas en las próximas elecciones locales presentándose como Podemos.

En realidad nadie sabe aun lo que va a pasar en el próximo ciclo electoral en Andalucía, aunque es previsible un acuerdo estratégico entre Podemos e IU para confluir a nivel autonómico y repartirse las plazas a nivel local, pensando en Diputaciones y Ayuntamientos. Confluencia, que en votos y vistos los resultados, no corresponde a la suma aritmética de los obtenidos por las partes por separado.

EQUO Andalucía va a decidir si participa en ello o se anima a ofrecer una candidatura en solitario ofreciendo a la ciudadanía una opción diferenciada, que plantea la ecología política como respuesta a los retos de nuestro tiempo y nuestra sociedad.

Atentos a las noticias. En pocos días sabremos lo que las personas que se organizan en torno a este proyecto político y social deciden como la mejor opción para ofrecer al resto de hombres y mujeres de nuestra comunidad. Veremos cuanto valoran las posibilidades de éxito y la coherencia con las ideas. Y tal vez entendamos por que no son lo mismo que otras opciones políticas.

En cualquier caso, estoy seguro de que el propio debate interno y la posible reivindicación de sus siglas, la renuncia a su diputada o la decisión de presentarse a las elecciones en solitario,  están llamadas a ser una autoafirmación como organización a nivel interno y externo, que ayudará, seguro, a su reconocimiento como agente político andaluz, que al menos no volverá a ser considerado un invitado de piedra por el resto.

Juan Manuel Mancebo Fuertes es concejal y coportavoz de Electores EQUO en el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *